Header Ads

13 Cosas que Ralentizan tu Metabolismo y Qué Hacer Para Aumentarlo




13 Cosas que Ralentizan Tu Metabolismo y que no Sabías!

1.  Tu Genética: el metabolismo es la forma en que el organismo transforma los alimentos en energía. Si tu cuerpo es lento para quemar calorías cuando estás en calma, durmiendo o descansando, es por qué tienes el metabolismo de tus papás a través de los genes que se traspasan a los hijos.

Qué hacer: ya que la genética no se puede cambiar, trata de centrarte en los hábitos. Una de las mejores maneras de incrementar el metabolismo es hacer más ejercicio, así que a moverse más durante el día.

2. Cambios Hormonales: los cambios hormonales pueden detener el consumo energético del organismo. Algunas enfermedades asociadas al metabolismo lento son la diabetes y la tiroides poco activa. El estrés también puede provocar desaceleración del metabolismo por la liberación del cortisol (la hormona del estrés) que afecta la liberación de otras hormonas en situación normal que ayudan a las actividades metabólicas, reparación, renovación y formación de tejidos nuevos.

Qué hacer: si presentas alguna de estas condiciones médicas, debes continuar con el tratamiento y realizar actividades que reduzcan el estrés y aumenten la secreción de hormonas beneficiosas para el organismo.

3. Dormir Poco: dormir las horas correspondientes ayuda a mantener un metabolismo estable. Cuando sufres insomnio, duermes poco o no puedes conciliar un buen sueño, hace más difícil la utilización de energía, lo que puede aumentar el riesgo de diabetes y obesidad.

Qué hacer: es recomendable dormir por lo menos de 8-10 horas de sueño. Te sentirás mucho mejor con un buen descanso.

4. Mala Alimentación o Dietas Exigentes: en las dietas generalmente hay una gran restricción de alimentos y nutrientes esenciales para el organismo. Lo que provoca un “frenazo” en el metabolismo ya que se aferra a las pocas calorías que estas consumiendo (recuerda que el metabolismo es la forma en que el organismo transforma los alimentos en energía) sumado al ejercicio, el cuerpo se las “arreglara” con las pocas calorías que consumes por lo tanto se activará el modo de ahorro de energía y esto hace que sea más difícil bajar de peso.

Qué hacer: la verdad puede tomar más tiempo bajar de peso, pero es una manera realista y efectiva de perder kilos y no estricta y poco beneficiosa. Trata de seguir un método alimenticio que te permita cubrir las necesidades diarias de nutrientes esenciales para tu organismo y su funcionamiento normal. El ejercicio también debe ser de acuerdo a tu estado físico y que sea progresivo. El descanso también es fundamental.

5. La Sal de Mar: la sal de mar es el ingrediente favorito para cocineros y restaurantes, comidas gourmet. Pero carece de yodo, que es un nutriente fundamental para que la tiroides funcione correctamente y secrete hormonas para el buen funcionamiento del organismo, especialmente el metabolismo. Si no hay suficiente yodo el organismo hace que la tiroides trabaje mucho más y aumente el tamaño de la glándula (bocio) aumentando el tamaño del cuello.

Que hacer: utiliza un poco de sal yodada cumpliendo con la necesidad diaria. También puedes incrementar los productos del mar a tu alimentación, algas que tienen mayor cantidad de yodo, mariscos, etc.

6. Tomar Poca agua: si tomas poca agua, tu metabolismo se puede estancar. El agua ayuda a la combustión de la energía en el organismo.

Que hacer: tomar más agua y comer alimentos ricos en h2o como pepinos, sandias, etc.


7. Descafeinado: el café es una de las bebidas más utilizadas mundialmente para incrementar el metabolismo y el té también. Aunque hay estudios que demuestran un porcentaje alto de incremento en el metabolismo y baja de peso, pero también existen estudios que revelan aumento de peso pero, consumiendo bebidas en base a azúcar y cafeína, las famosas bebidas energéticas.

Qué hacer: es recomendable tomar café pero sin azúcar u otros ingredientes como crema, etc. Entre más puro sea, mejor. El café o la cafeína actúa cómo estimulante del sistema nervioso central, aumentando la actividad neuronal, haciendo que se libere más adrenalina, aumentando la frecuencia cardíaca y el bombeo de sangre. Por lo tanto el cuerpo andará un poco más acelerado y el metabolismo también.

8. Bajos niveles de Calcio: es un nutriente clave para el metabolismo rápido. Lo encontramos principalmente en los huesos. También es necesario para la función de los músculos, los nervios y para la coagulación sanguínea. Cada una de las células también contiene este nutriente, y el calcio es importante para las contracciones musculares, incluyendo aquellas del corazón. Hay mucha gente que carece de calcio en su organismo.

Qué hacer: hay muchas alternativas de calcio, algunas pueden ser más deliciosas que otras pero la idea es no dejar de consumirlo. Puedes encontrarlo en productos lácteos como la leche, yogurt, queso blanco, etc. También en frutos secos, carnes y verduras.

9. Los Medicamentos: algunos medicamentos pueden disminuir la actividad metabólica y la frecuencia cardíaca. Los antidepresivos y anti-psicóticos que algunos médicos utilizan para tratar a sus pacientes de enfermedades.  
Qué hacer: debes preguntarle a tu médico si estos medicamentos pueden estar afectando tu metabolismo y si pueden ser reemplazados por otros que no afecten tu metabolismo.

10. Los Carbohidratos: consumir carbohidratos simples, como harinas blancas altamente procesadas puede ser un problema cuando padeces de enfermedad tiroidea y un metabolismo disminuido, puede conducir a la obesidad.

Qué hacer: consumir carbohidratos complejos, granos enteros, frutas y verduras ricos en fibra dietética, ayuda a estar más satisfechos por más tiempo y consumir menos calorías, se digieren y absorben más lentamente que los simples. Es una muy buena alternativa de incrementar el metabolismo y estar más saludables.

11. Cambios de Horario en las Comidas: comer a deshoras o saltarse las comidas puede causar problemas en el metabolismo, ya que al no comer o dejar pasar muchas horas de una comida a otra, hace que el organismo ahorre energía y el consumo calórico sea más lento. También puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

Que hacer: considera comer a una hora normal todos los días y no saltarte las comidas, come en familia y adhiérete a un horario fijo.

12. Estrés Crónico: cuando estás en situaciones de mucha presión y estresantes, el organismo libera una hormona que se llama cortisol, ante situaciones de emergencia o alarma esta hormona secretada por las glándulas adrenales produce efectos fisiológicos poco favorables cuando es crónico o muy seguido. Generando, irritabilidad, ira, ganas de llorar, cansancio, dolor de cabeza, falta de apetito, hipertensión, estreñimiento, problemas digestivos, inmunodepresión, pérdida de memoria, etc.

Qué hacer: mantener una buena alimentación, dormir bien, relajarse, hacer ejercicio para liberar endorfinas (la hormona de la felicidad), tomar suplementos contra el cortisol, encontrar lo que te haga feliz y funcione para ti.

13. Comer Muchas Grasas: comer una dieta rica en alimentos grasos, hamburguesas grasientas, golosinas, mantequillas, etc. No es muy saludable y puede cambiar la manera en que el organismo descompone los alimentos y nutrientes. Se ve afectada la capacidad del cuerpo para utilizar la insulina, por lo tanto puede causar una resistencia a la insulina. Relacionado con la diabetes y obesidad.

Qué hacer: beber más agua, consumir más verduras, frutas y hacer más ejercicios.