Lesiones Musculares

Las lesiones musculares son muy frecuentes en personas que realizan deportes en general. El formato más común de lesiones musculares incluyen magulladuras o golpes, estiramiento y las lesiones de tipo menos frecuentes o laceraciones. Las magulladuras o golpes generalmente se producen cuando un músculo es sometido a una fuerza repentina, de tipo aplastamiento, se presenta frecuentemente en deportes de contacto.Por otro lado los deportes que incluyen rapidez y saltos producen mayor lesión por distensión o laxitud. En músculos que trabajan a través de dos articulaciones como el recto femoral del muslo, semitendinoso y pantorrillas o gastrocnemios. Cuando se aplica una fuerza de alargamiento exagerada sobre estos músculos afecta principalmente las miofibrillas y por consecuencia un rompimiento a nivel proximal o distal de la unión músculo tendinosa.


Causas de lesiones musculares:


1. Modificaciones en el sistema de trabajo y el terreno el cual se entrenara:


Generalmente estos cambios pueden provocar mayor grado de fatiga muscular en conjuntos distintos de fibras a los que se utilizan asiduamente, lo que origina lesión muscular. Asimismo, cuando se entrena en diferentes terrenos, los músculos y articulaciones tienen que adaptarse a los cambios de suelo o superficie el cual se entrenará, por lo tanto el desarrollo de amortiguación no es el mismo, incluso la fuerza ejercida en el entrenamiento también tiene que ser diferente. Por ultimo, el cambio habitual de calzado deportivo y una mala técnica de corrida implica una serie de sobrecargas que permiten la creación de estas lesiones.


2. Cansancio Muscular:


Cuando la potencia es muy alta o el tiempo de ejercicio es muy extenso, principalmente al final de la rutina de trabajo, se producen cambios en los grupos musculares que facilitan la aparición de lesiones. Estos cambios se originan con el exceso de sudoración que aumenta la perdida de sales y agua. También, mientras se produce el cansancio o fatiga muscular, disminuye la amplitud de atraer energía y originar tensión para la contracción, manteniéndose la capacidad de alargamiento de la fibra. Asimismo, es muy importante para retrasar el grado de cansancio muscular, realizar un buen entrenamiento de fuerza y resistencia y un apropiado calentamiento.


3. Cambios en la estabilidad muscular:


Para realizar un movimiento se haya un grupo muscular que desarrolla la función principal, otros que asisten este movimiento o más bien llamados sinérgicos y otros que se resisten a este movimiento, antagonistas. Para que el músculo pueda contraerse adecuadamente, es necesario que otro músculo afloje proporcionando el movimiento normal. Si el principal grupo muscular se contrae de forma desigual con ligazón a su antagonista, en momentos no soportará esa tensión y puede llegar a romperse durante la contracción. Por este motivo se recomienda un correcto entrenamiento para reducir este tipo de lesiones. El tipo de adaptación debe incluir trabajo de potencia, corregir la estabilidad y entrenamientos de resistencia para mejorar la coordinación muscular.


Otras circunstancias que produzcan lesiones musculares pueden ser la bajas o altas temperaturas y grados de humedad que se presentan cuando se entrena al aire libre, materiales inapropiados en el calzado y ropa de vestir, deficiencia nutricional o un simple falta de descanso pueden llevar a pasar un mal rato durante el entrenamiento.

Next
Previous
Click here for Comments

0 comentarios: