Header Ads

Beneficios del Entrenamiento de la Fuerza Muscular



Has sentido que cada año que pasa pierdes más fuerza y sientes más fatiga ante un esfuerzo. A mi también me pasa, y eso que hago ejercicio, pero veamos por que pasa y que hacer para evitarlo o mejor dicho aumentar la fuerza y resistencia muscular.

La capacidad de generar fuerza es algo que ha deslumbrado a la naturaleza humana por milenios, pero la evolución y tecnología ha hecho disminuir el uso de la fuerza en las actividades que realizamos a diario. Esta gran habilidad es algo muy necesario y fundamental para poder movernos y desplazarnos, realizar actividades mínimas y hasta muy complejas, es una aptitud necesaria para una buena calidad de salud y de vida.

Los beneficios de entrenar la fuerza muscular

trabajar la fuerza y la resistencia del músculo ayuda al mantenimiento del mismo, por que mientras envejecemos la masa muscular se va perdiendo, de 1 a 2 kilogramos cada diez años. Por lo tanto si perdemos masa muscular, la habilidad de la fuerza también se va perdiendo y las capacidades funcionales disminuyen y nos volvemos inactivos físicamente.

Sabemos que envejecer es un proceso natural de la vida y este proceso también se encuentra acompañado de la pérdida de fuerza como dije anteriormente, la pérdida de masa muscular o sarcopenia,  específicamente reduce el tamaño de las fibras musculares y así genera disminución de la fuerza.

Los cambios metabólicos a nivel muscular que produce el entrenamiento son beneficiosos ya que al generar gasto energético reduce la cantidad de deposito graso, disminuyendo el peso corporal.

Otro beneficio es el aumento del metabolismo basal generando un aumento del gasto calórico y previniendo el sobrepeso y obesidad. El entrenamiento de fuerza genera también ese cambio en la composición corporal del que he hablado en otro artículo, y refiere que cuando entrenas o realizas ejercicios de fuerza muscular generas un gasto calórico alto y el aumento del metabolismo por el crecimiento de la masa muscular. 

La resistencia ósea también se beneficia ya que el entrenamiento de fuerza genera un aumento de la densidad mineral, haciendo los huesos más resistentes a lesiones producto de las cargas generadas en los entrenamientos. Cada entrenamiento estimula la osteogénesis (formación de hueso) reduciendo la tasa de fracturas sobre todo en edad más avanzada.

El entrenamiento de fuerza también aumenta el metabolismo de la glucosa lo que podría afirmar que reduce el riesgo de diabetes, aunque requiere de más investigación.

El trabajo de los músculos en el entrenamiento también beneficia el reforzamiento de las estructuras que dan estabilidad articular, especialmente en la artritis. Previene la decadencia física de las personas mayores, para evitar caídas, aumentando la respuesta muscular y realizar una buena marcha, así los adultos mayores mejoran su independencia.

Estos son algunos de los beneficios del entrenamiento de la fuerza muscular, tanto para jóvenes como adultos mayores o de edad avanzada.